Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

7 jun. 2016

‘Anyone can build a house of wood and bricks, but the Buddha taught that that sort of home is not our real home, it’s only nominally ours. It’s a real home in the world and it follows the way of the world. Our real home is inner peace. An external material home may well be pretty but it is not very peaceful. There’s this worry and then that, this anxiety and then that. So we say it’s not our real home, it’s external to us, sooner or later we’ll have to give it up. It’s not a place we can live in permanently because it doesn’t truly belong to us, it’s part of the world. Our body is the same, we take it to be self, to be “me” and “mine,” but in fact it’s not really so at all, it’s another worldly home.’ - Ajahn Chah, in Samuel Bercholz’s Entering the Stream.

"Cualquiera puede construir una casa de madera y ladrillos, pero el Buda enseñó que ese tipo de hogar no es nuestro verdadero hogar, es sólo nominalmente nuestro. Es una casa real en el mundo y sigue el camino del mundo. Nuestro verdadero hogar es la paz interior. Una casa de material externo puede ser bastante bien pero no es muy tranquilo. Existe esta preocupación y después de eso, esta ansiedad y después de eso. Por eso decimos que no es nuestro verdadero hogar, que es externo a nosotros, tarde o temprano tendremos que renunciar a ella. No es un lugar donde podemos vivir en forma permanente, ya que verdaderamente no nos pertenece, es parte del mundo. Nuestro cuerpo es el mismo, lo llevamos a ser uno mismo, ser "yo" y "mío", pero en realidad no es realmente así en absoluto, es otro hogar terrenal. "

- Ajahn Chah, en Samuel Bercholz de entrar en la corriente.