Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

10 jun. 2013




La compasión realmente auténtica y el apego son contradictorios.
Según la práctica budista, para desarrollar una auténtica compasión debemos, en primer lugar, practicar la meditación de igualación y de serenidad, desligándonos de las personas más cercanas a nosotros. Después hay que poner término a los sentimientos negativos dirigidos hacia nuestros enemigos. Todos los seres sensibles deberían ser considerados iguales.
Sobre esta base podremos desarrollar progresivamente una compasión auténtica hacia cada uno de ellos.

Dalai Lama