Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

14 jul. 2013

buen dia!


Por naturaleza el espíritu, claro y consciente, está libre de todo defecto, y no puede verse afectado por los oscurantismos.
Ningún fenómeno, sea mental o exterior, puede afectarlo. Nada puede modificar esa cualidad natural que es el carácter innato del espíritu.
La creencia en la realidad de las cosas se funda en una percepción inexacta, y se revela opuesta por completo a la naturaleza del espíritu.

Dalai Lama