Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

8 jul. 2013

Su Tung-P'o (1036-1101)

Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101) Uno de los poetas más amados por el pueblo chino. Exiliado por sus ideas políticas, volcadas en sus versos satíricos y también en ensayos y cartas. Su sencilla poesía evocadora, es un lamento por la fugacidad de la belleza. Fue el principal exponente del tz'u, poesía basada en las canciones populares.

El miraje Marino

Hacia el este, nubes y mar: un vacío sobre otro vacío.
¿Y los inmortales van y vienen por esta vacuidad luminosa?
Aunque todas las formas nacen del oleaje de este mundo flotante,
En vano aguardo la aparición:
No hay puertas de cauri que se cierren sobre palacios de perla.
Lo sé: la visión es quimérica.
Pero mis ojos quieren ver esa invención de dioses.
Día frío, mar helado, aunque cielo y tierra reposan,
Concededme la gracia ¡y que despierten vuestros dragones!
No fue rechazada mi abrupta plegaria:
Torres sobre la orilla, colinas verdiazules en el alba de escarcha,
¡El miraje, la maravilla que pasmó a los viejos!

Ahora: sol tardío, un pájaro perdido en el espacio.
Todo es bambú, nadie es gente.
¿Dije que no ve a la gente?
Tampoco se ve a sí mismo:
Absorto, bambú se vuelve,
Un bambú que crece y crece.
Idos Chuang-tse, ¿quién otro tiene
Este poder de irse sin moverse?

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Si vas en busca de la verdad, volverás con las manos vacías. El hombre busca la verdad pero no la acepta.
La única verdad es la vida, pero el hombre siempre busca verdades acordes a su necesidad (si una vaca pudiera imaginarse un dios, ¿de qué forma lo haría, si no en forma de vaca?)

Es muy fácil salirse de la vida evocando una realidad ilusoria, pero el cielo, la luna y las estrellas están más cerca de la verdad al igual que cualquier animal.

Sólo el hombre crea la verdad desde las diferencias.

El hombre se divide separando la mente del cuerpo y el cuerpo de la mente. Le duele la idea de que todo viene de la nada, y todo va al lugar de donde salió. Busca trascendencia y refugio en creencias caprichosas.

Los antiguos sabían vivir sus vidas sin deseos inútiles, ni apegos destructivos, alcanzando la plenitud...