Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

1 ago. 2013

3. La renuencia de los discípulos para visitar a Vimalakirti



Entonces, el Licchavi Vimalakirti pensó para sí mismo: "Estoy enfermo, yaciendo en mi cama dolorido, sin embargo el Tathagata, el santo, el perfectamente completo Buddha, no considera o tiene piedad de mí, y no envía a nadie para preguntar sobre mi enfermedad".

El Señor conocía este pensamiento en la mente de Vimalakirti y le dijo al venerable Shariputra: "Shariputra, ve a preguntar sobre la enfermedad del Licchavi Vimalakirti".

Habiéndose dirigido así, el venerable Shariputra respondió al Buddha: "Señor, yo estoy de hecho renuente en ir a preguntar al Licchavi Vimalakirti acerca de su enfermedad. Por qué? Yo recuerdo un día, cuando yo estaba sentado al pie de un árbol en la selva, absorto en contemplación, el Licchavi Vimalakirti vino al pie del árbol y me dijo: "Reverendo Shariputra, este no es el modo para que te absorbas en contemplación. Debes absorberte en contemplación de modo que ni cuerpo ni mente aparezcan en cualquier parte en el mundo triple. Debes absorberte en contemplación de modo que puedas manifestar todo el comportamiento ordinario sin abandonar la cesación. Debes absorberte en contemplación de modo que puedas manifestar la naturaleza de una persona ordinaria sin abandonar tu naturaleza espiritual cultivada. Debes absorberte en contemplación de modo que la mente ni se asiente adentro ni se mueva hacia las formas externas. Debes absorberte en contemplación de modo que las treinta y siete ayudas para la iluminación se manifiesten sin desvío hacia cualquier convicción. Debes absorberte en contemplación de modo seas puesto en liberación sin abandonar las pasiones que son la provincia del mundo".