Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

10 ago. 2013


Cuando los demás nos hieren, deberíamos verificar si está en su naturaleza hacernos daño o si se trata simplemente de un acto temporal.
Si está en su naturaleza, entonces no hay motivo alguno para estar resentido contra ellos.
Si es solo temporal, no es porque su naturaleza sea mala. Nos hacen daño únicamente sometidos a unas influencias momentáneas, y tampoco hay motivo para encolerizarse , por tanto.
" Dalai Lama "