Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

31 ago. 2013



Si somos plenamente conscientes del alcance real y dañino de la cólera, intentemos considerar la nuestra desde este punto de vista.
Pero éso depende igualmente del objeto de nuestra ira. Si se dirige hacia una persona, pensemos en algunas de sus cualidades. Así podremos reducir nuestra cólera.
Si por el contrario, nuestra cólera resulta de una experiencia dolorosa, entonces existen justificaciones concretas.
Pero aún en este caso, si reflexionamos atentamente, no existe interés alguno en estar irritado.

Dalai Lama