Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

23 sept. 2013

dicha del bosque



Remota y solitaria es la dicha del bosque!

El monje del bosque presta mucha atención a la experiencia de la selva.
Él así entra aún más profundamente en las inalcanzadas profundidades de la concentración.
Al vivir así a distancia no se distrae con cualquier fenómeno inadecuado.

Está libre de toda ansiedad y estrés. Abandona el apego a la vida.

Le gusta el sabor de la felicidad de la soledad y la silenciada paz mental.

Vive aislado y aparte. En moradas tranquilas y alejadas, deleita su corazón.

El ermitaño que en los bosques puede vivir solo, también puede obtener esta dulce felicidad, la que con gusto sublime está más allá de la felicidad real, incluso en cualquier paraíso celestial.
Asi también el bosque hace las delicias de cualquier hombre sabio calmado mediante la facilidad de su vivienda.
Fuentes: MN 121, AN III 343, Vism I 73

SOLITARIO
El que se sienta y vive solitario,
Y camina solo, encuentra un gran placer
en el silencio de la selva ...
Dhammapada 305


COMO AQUEL
El que lleva sólo 3 trajes,
que es delgado mostrando las venas,
que medita solo en el bosque,
ése es un santo ...
Dhammapada 395

junto con Bikkhu Samahita