Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

6 sept. 2013



La necesidad de nacer producida por el karma sólo tiene fin con la eliminación total de éste último.
Pero no puede acabar solo, sino únicamente mediante nuestro Despertar más allá de toda ilusión. Entonces se puede alcanzar el estado de felicidad permanente, que proviene del abandono total de la ignorancia.
Como consecuencia, el cese de la ignorancia equivale a la liberación.
"Dalai Lama"