Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

18 nov. 2013

Photo: Cuando llegue el momento en que sientas amor por alguien, sé suave. El amor tiene una naturaleza muy delicada. No lo trates nunca con rudeza o lo destruirás totalmente. Ten clara siempre la diferencia entre amor y deseo. El amor aporta placer, el deseo, tensión. El deseo, la soledad, la tensión y el desengaño pueden deteriorar la delicada naturaleza del verdadero amor. Amar es ser suave. La ternura en el amor es beneficiosa en cualquier circunstancia. El amor, si no se prodiga con suavidad, se vuelve tormentoso. El amor tempestuoso, a semejanza del tiempo tormentoso, nunca dura mucho tiempo. Por lo general, esta clase de amor surge o bien de un desequilibrio en la personalidad o bien de las presiones de un entorno malsano.

de los consejos de la madre de Hua-Ching Ni (maestro taoista)
Edmund Blair-Leighton (Tristan and Isolda)
Cuando llegue el momento en que sientas amor por alguien, sé suave. El amor tiene una naturaleza muy delicada. No lo trates nunca con rudeza o lo destruirás totalmente. Ten clara siempre la diferencia entre amor y deseo. El amor aporta placer, el deseo, tensión. El deseo, la soledad, la tensión y el desengaño pueden deteriorar la delicada naturaleza del verdadero amor. Amar es ser suave. La ternura en el amor es beneficiosa en cualquier circunstancia. El amor, si no se prodiga con suavidad, se vuelve tormentoso. El amor tempestuoso, a semejanza del tiempo tormentoso, nunca dura mucho tiempo. Por lo general, esta clase de amor surge o bien de un desequilibrio en la personalidad o bien de las presiones de un entorno malsano.

Quizás los jóvenes digan que un amor tierno es un amor débil, pero no es cierto. El amor maternal es tierno. Un águila que planea por el cielo descubre a su presa entre un grupo de pollitos que picotean en un prado. Se lanza velozmente a tierra, pero antes de poder abrir sus afiladas garras para capturar a su presa, la débil y vieja gallina ha extendido ya sus alas protegiendo a todos sus polluelos. Se enfrenta cara a cara al agresor. El amor puede generar valentía y la valentía puede subyugar al fuerte. En nuestra vida rural has visto esta escena innumerables veces.

Siempre les digo  tus hermanas que una mujer nunca debe competir emocionalmente con su pareja. A un hombre no le gusta tener a otra persona "varonil" en su vida privada. También les digo a tus hermanas que en la vida familiar sean responsables, pero no autoritarias. La mujer debe ganarse el amor y el respeto de su pareja a través de su femineidad y fidelidad, y no por medio de la lucha o la competitividad.

El fruto de un amor sano es un profundo júbilo que nada puede alterar ni sustituir. La belleza del amor sentimental puede ser muy hermosa a nivel literario. Sin embargo, en la práctica, es el resultado de un desequilibrio emocional o de una sensación de inseguridad. Y lo que es más importante aún, esta clase de fantasioso amor dura muy poco.

de los consejos de la madre de Hua-Ching Ni (maestro taoista)