Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

29 nov. 2013


En nuestros días, muchas personas creen que la ciencia ha "refutado" la religión. Suponen que a partir del momento en que no aparece prueba alguna de la realidad de una autoridad espiritual, la moralidad misma debe ser una cuestión de elección individual.
Mientras en el pasado los científicos y los filósofos experimentaban la necesidad acuciante de poner en evidencia unos fundamentos sólidos sobre los cuales establecer leyes inmutables y verdades absolutas, ese tipo de búsqueda hoy en día se considera fútil.
Asistimos, en consecuencia, a un viraje completo que conduce a lo opuesto, donde al final nada existe ya, y donde la realidad misma se pone en cuestión. Eso no puede llevar más que al caos.

dalai lama