Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

13 nov. 2013

¡Vivo un infierno!

En ocasiones, sentimos que la vida se torna insoportable, y concluimos que estamos en el infierno. Ya que el infierno es un estado mental, es posible visitarlo. Sin embargo, decidida y afortunadamente no vivimos en el infierno todo el tiempo. Habitamos el plano humano, y poseemos una preciosa vida humana. Si recordamos esta preciosa oportunidad, podemos utilizar estas visitas ocasionales al infierno para motivarnos en la práctica.

El progreso en la vida espiritual puede parecer lento, pero es también acumulativo. Un buen día, nos hallamos en un nuevo y diferente nivel de desarrollo. Es así nuestra experiencia con la meditación —al comenzar la práctica, puede parecernos que la mente está más agitada que de costumbre, y podemos pensar que la meditación es la causa del aumento en la agitación. En realidad, la agitación disminuye paulatinamente con la práctica.

Mi Maestro solía decir: "El sendero es gradual; la iluminación es súbita". Metódicamente acercamos la lámpara, el aceite, la mecha, y el fuego, y sólo entonces podemos hacer luz. Cuando lo hacemos, esa luz irradia inmediatamente, sin impedimentos.

(Desde otra perspectiva, la iluminación también es gradual. No es un sólo instante de claridad y levedad, sino una serie de momentos iluminados.)

En todo caso, esas visitas al infierno no son negativas ni excepcionales en el sendero. Los practicantes cristianos se refieren a ellas como “la noche oscura del alma”, y los budistas en ocasiones vemos con claridad —y lloramos amargamente por— el sufrimiento de todos los seres.

Es necesario reconocer la oscuridad como oscuridad antes de poder reconocer la luz como luz.

http://granviacentral.wordpress.com/author/greatmiddleway/