Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

27 dic. 2013

Moon.tranquil.b

Cuando sentimos interés por los demás, podemos notar que la paz así creada en nuestros corazones irradia hacia todos los que frecuentamos.
Nosotros aportamos paz a nuestras familias, a nuestros amigos, a nuestros colegas, a la comunidad a la que pertenecemos, y por tanto al mundo.
¿Por qué no desarrollar entonces esa cualidad?