Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

28 dic. 2013

la inevitable evanescencia ,,,

Viendo la transitoriedad de todos los fenómenos se libera la mente!

El Bendito una vez dijo:
¿Cuál es, Ananda, la experiencia de la fugacidad en todas las construcciones?
Es cuando el Bhikkhu siente horror, asco y una repulsiva repugnancia con todas las formaciones, con todas las construcciones, con todos los fenómenos, con todas las cosas ...
Esto en sí mismo es la experiencia misma de la transitoriedad de todas las construcciones ...

Instantanea, inevitable e invariablemente: Todos los Estados se rompen, se desvanecen y desaparecen ...