Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

11 dic. 2013

las palabras no son en realidad dignas del aprecio que el mundo les otorga ...


Lo que en el mundo se aprecia del Tao son los libros.
Los libros no valen más que las palabras que contienen.
Las palabras son en ellos lo estimable.
Lo estimable en las palabras mismas es el concepto.
El concepto va en pos de algo : el objeto.
Y aquello, tras lo cual va el concepto, no se puede comunicar con las palabras.
Con todo, en el mundo se divulgan los libros por el aprecio que se tiene de las palabras.
Aunque el mundo asi las aprecia, yo no las juzgo dignas de su aprecio.
Lo que ellos aprecian no es lo que en realidad es digno de aprecio.
Lo que puede ser visto son figuras y colores.
Lo que puede ser oído, son nombres y voces.
¡Triste cosa!
Los hombres del mundo creen que las figuras, los colores, los nombres y las voces pueden bastar para captar sus verdaderas realidades.
Pero las figuras, los colores, los nombres y las voces, en realidad, no bastan para aprender su verdad.
Asi, el que le conoce no habla y el que habla no le conoce. ¿Cómo, pues, puede conocerle el mundo?

chuang tzu
el tao del cielo
(cap.13)