Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

22 mar. 2014

"Así, la meta para el budista no es la felicidad, porque nos damos cuenta de que la felicidad no es satisfactoria. La meta está lejos del mundo sensual. No es un rechazo del mundo sensual, pero si entender bien que ya no nos lo proponemos como un fin en sí mismo. Ya no esperamos que el mundo sensorial nos satisfaga. Ya no demandamos que la conciencia sensorial sean nada más que una condición existente que podamos utilizar con habilidad según el tiempo y lugar ".

- Ajahn Sumedho