Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

2 abr. 2014

Debido a que no reconocemos nuestra naturaleza esencial -no nos damos cuenta de que a pesar de las apariencias que surgen sin cesar, nada está realmente allí- invertimos con la solidez y la realidad de la verdad aparente de uno mismo, otros, y las acciones entre el yo y los demás. Este oscurecimiento intelectual da lugar al apego y a la aversión, seguido de acciones y reacciones que crean karma, toman forma de hábito, y perpetúan los ciclos de sufrimiento. Todo este proceso necesita ser purificado.

Chagdud Tulku Rinpoche.