Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

4 abr. 2014



Sucedió una vez que un faquir sufí estaba viajando. Era una noche oscura y se perdió. Estaba tan oscuro que ni si quiera podía ver dónde estaba. Entonces, de re pente cayó en un abismo. Estaba aterrorizado. No sabía qué había abajo en la oscuridad, o cuán pro fundo era el abismo, así es que se agarró a una rama y empezó a rezar. Era una noche muy fría. Gritó, pero no había nadie que le escuchase; sólo su propia voz devuelta por el eco. Y era una no che tan fría que se le estaban congelando las ma nos y sabía que tarde o temprano tendría que sol tar la rama... Iba a ser muy difícil seguir aga rrándose. Sus manos estaban tan congeladas que empezaban a resbalarse de la rama. La muerte es taba absolutamente cerca. En cualquier momento caería y moriría. Y entonces llegó el último mo mento. Te puedes imaginar lo aterrorizado que estaba, muriendo momento a momento. Entonces llegó el último instante y vio que la rama se zafa ba de sus manos. Y tenía las manos tan congela das que no había forma de agarrarse, así que tenía que caer.
Pero en el momento en que cayó, empezó a bailar, no había ningún abismo; estaba sobre tierra firme. Y había estado sufriendo toda la noche.

Ésta es la situación. Sigues aferrándote a la su perficie, con miedo a sentirte perdido si dejas la su perficie. En realidad, aferrándote a la superficie es tás perdido. Pero lo profundo está oscuro y no ves el suelo; lo único que ves es la superficie.
Si te sientes demasiado perturba do, o si eres propenso a sentirte perturbado, eso muestra sólo una cosa, que estás existiendo junto a la periferia; nada más. Es una indicación de que has hecho tu morada junto a la superficie. Y ésta es una morada falsa, porque tu verdadero hogar está en el centro, en el centro mismo de tu ser.

osho