Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

4 jul. 2014

La sensibilidad en su forma más elevada, es inteligencia. Si no somos sensibles, a nuestro sufrimiento, al sufrimiento de un grupo de personas, de una raza, a todo sufrimiento, mientras no tengamos un alta sensibilidad, no podremos resolver ningún problema. Y tenemos muchos problemas, no solo físicos, económicos, sociales, sino también en lo más profundo de nuestro propio ser, problemas que aparentemente, no somos capaces de resolver. No estoy hablando de problemas matemáticos, o mecánicos, sino de los problemas humanos: de nuestras penas, nuestra desdicha, de la superficialidad de nuestra mente, de nuestro pensar, de la constante repetición de hábitos, el cotidiano aburrimiento en nuestra vida, la rutina de ir a la oficina cada día durante cuarenta o cuarenta y treinta años. Todos nuestros problemas, tanto los conscientes como los inconscientes, embotan la mente, y así, perdemos toda esa extraordinaria sensibilidad. Cuando perdemos sensibilidad, perdemos inteligencia.

- Krishnamurti, J. Krishnamurti, Obras Completas, Tomo XV