Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

5 ago. 2014

amor , fe y esperanza tres estados del ser que deberiamos preservar muy bien ...


Yekuana baskets | South American Amazon basin.

Todas las personas tenemos diversas tribulaciones como fracasos en los negocios, enfermedades y otros infortunios, cuando los problemas invaden podemos sentirnos incapaces de enfrentarlos. Frente a una dolencia, hay quienes se alteran y empiezan a dudar preguntándose ¿Cómo me puede pasar esto? Pero en ese momento olvida que todo ser humano está expuesto a la enfermedad del cuerpo o del alma. Cuando el ser humano toma en consideración la ley de causa y efecto adquiere una brújula natural, una moral interior.

En el mundo de la ira sus personas suelen mostrarse grandes por fuera pero internamente tienden a despreciar, se preocupan de más por la posición y las apariencias, les enorgullece ser poderosas e importantes y tratan de impresionar, al mismo tiempo envidian y albergan resentimiento hacia quienes son respetados. El deseo de ser superior a otros, la perversidad, la falacia y la adulación son esencia del mundo de la ira, naturalmente sus personajes jamás construirán felicidad sobre el infortunio.

Cuando perdemos esperanza comenzamos a caer en la apatía o en patrones de conducta autodestructiva, esta es una trampa que puede llevar a la creación de un ciclo negativo conducente a la infelicidad, la causa esencial de la infelicidad yace en última instancia en los actos en contra de la ley verdadera, el amor.

El amor permite liberamos de este proceso nocivo y nos brinda la fortaleza necesaria para afrontar cada desafío. El propósito de la fe es producir una fuerza vital de la que se obtiene la energía renovadora. El objetivo de la fe es no dejarnos vencer, pase lo que pase, la fe es el camino directo hacia la felicidad, cuanto más firme es la fe mayor es la protección de la vida, esto significa que la protección depende de nuestra fuerza interior. La vida es excelente espada, pero su poder depende de quien la esgrima.

Cuando la gente procura vivir una existencia plena y satisfactoria basada en principios limpios, limpia su personalidad, solo por esta razón llegan a ser individuos que se destacan por el brillo de su carácter, como escribió el gran autor ruso León Tolstoi: una existencia verdaderamente íntegra se vive de acuerdo con la más elevada ley de nuestra conciencia.

tomado de: Juan Jose Escalante Rios