Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

22 sept. 2014

lin yutang

"Me gusta la primavera, pero es demasiado joven.
Me gusta el verano, pero es demasiado orgulloso.
Así que lo mejor de todo me gusta el otoño, porque sus hojas son un poco amarillas, su tono más suave, sus colores más ricos, y se tiñe con un poco de tristeza y con una premonición de la muerte. Su riqueza de oro no habla de la inocencia de la primavera, ni del poder del verano, pero de la suavidad y la amable sabiduría de acercarse a la edad. Conoce las limitaciones de la vida y está contenido. A partir del conocimiento de esas limitaciones y su riqueza de experiencia surge una sinfonía de colores, más rica que todo, su discurso verde de la vida y la fuerza, su habla naranja de contenidos de oro y su púrpura de la resignación y de la muerte ".
lin yutang

“I like spring, but it is too young. I like summer, but it is too proud. So I like best of all autumn, because its leaves are a little yellow, its tone mellower, its colours richer, and it is tinged a little with sorrow and a premonition of death. Its golden richness speaks not of the innocence of spring, nor of the power of summer, but of the mellowness and kindly wisdom of approaching age. It knows the limitations of life and is content. From a knowledge of those limitations and its richness of experience emerges a symphony of colours, richer than all, its green speaking of life and strength, its orange speaking of golden content and its purple of resignation and death.”
lin yutang