Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

28 sept. 2014

Para un practicante espiritual, los enemigos juegan un papel crucial.
Desde mi punto de vista, la compasión es la esencia de la vida espiritual.
Con el fin de vernos plenamente recompensados por la práctica del amor y la compasión, resulta indispensable el entrenamiento en la paciencia y la tolerancia.
No hay valor semejante al de la paciencia, del mismo modo que no hay miseria mayor que el odio.
Por tanto, debemos emplear todos nuestros esfuerzos en no nutrir el odio hacia nuestro enemigo, y en cambio reforzar nuestra práctica de la paciencia y la tolerancia.

"El Pequeño Libro de Sabiduría del Dalai Lama"