Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

1 sept. 2014

'The five spiritual faculties - faith, energy, mindfulness, concentration, and wisdom - are our greatest friends and allies on this journey of understanding. These qualities are most powerful when they are in balance. Faith needs to be balanced with wisdom, so that faith is not blind and wisdom is not shallow or hypocritical. When wisdom outstrips faith, we can develop a pattern where we know something, and even know it from our own experience, yet do not live it. Faith brings the quality of commitment to our understanding. Energy needs to be balanced with concentration; effort will bring lucidity, clarity and energy to the mind, which concentration balances with calmness and depth. An unbalanced effort makes us restless and scattered, and too much concentration that is not energized comes close to torpor and sleep. Mindfulness is the factor that balances all these and is therefore always beneficial.' - Joseph Goldstein, Seeking the Heart of Wisdom.



'Las cinco facultades espirituales - fe, energía, atención plena, concentración y sabiduría - son nuestros mejores amigos y aliados en este camino de entendimiento. Estas cualidades son más poderosas cuando están en equilibrio. La fe tiene que ser equilibrada con la sabiduría, para que la fe no sea ciega y la sabiduría poco profunda o hipócrita. Cuando la sabiduría supera a la fe, podemos desarrollar un modelo en el que sabemos algo, e incluso saber a partir de nuestra propia experiencia, sin embargo, no vivirla. La fe trae la calidad del compromiso de nuestra comprensión. Necesita energía para equilibrarse con la concentración; el esfuerzo traerá lucidez, claridad y energía a la mente, que la concentración balancea con calma y profundidad. Un esfuerzo desequilibrado nos hace inquietos y dispersos, y el exceso de concentración que no está energizado se acerca a sopor y el sueño. La atención plena es el factor que equilibre todos estos y por lo tanto, siempre es beneficioso ".

- Joseph Goldstein, Buscando el Corazón de la sabiduría.