Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

2 dic. 2014

Enlace permanente de imagen incrustada

La espiritualidad que me interesa concierne a las cualidades del espíritu humano (el amor y la compasión, la paciencia, la tolerancia, el perdón, el contentamiento, el sentido de la responsabilidad, el sentido de la armonía) que nos aportan felicidad a nosotros mismos y a los demás.

Mientras el rito y la plegaria, así como las cuestiones del nirvana y de la salud, están directamente ligadas a la fe religiosa, esas cualidades interiores, sin embargo, tienen necesidad de existir.

No hay pues ninguna razón para que el individuo no pueda desarrollarlas, incluso a un alto nivel, sin recurrir a un sistema religioso o metafísico cualquiera.

Por eso digo a veces que quizá podamos pasar sin religión.

dalai lama