Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

6 jul. 2015



Si optamos sinceramente por dominar la mente y las emociones, en lugar de continuar esclavizados por ellas, si en realidad deseamos llevar una vida de beneficio para nosotros mismos y para los demás, tenemos que ser selectivos. No podemos hacer de todo en esta vida.

Debemos decidir qué tiene importancia real para nosotros, y qué no. Y hay que simplificar, hay que renunciar. Cuando el Dharma adquiere mayor importancia, su maravilla comienza a predominar más y más en nuestras vidas, y perdemos el interés por las cosas que antiguamente parecían importantes.

En la primavera y el verano, cuando los árboles están en pleno florecimiento, es difícil arrancarles las hojas, porque están firmemente adheridas. Pero en el otoño, caen por sí mismas, naturalmente, listas a evolucionar.

―Tenzin Palmo