Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

31 ago. 2015

cuento

Un día el monje dijo al maestro: “Me gustaría conocer al Buda”. El maestro le contestó que el Buda es alguien que está montando un buey y también buscando un buey.
“¿Comprendes el significado de esto? Estás preguntando: ¿Qué es Buda? pero tu mismo eres el Buda. ¿Comprendes?”

Luego el monje preguntó al maestro: “Así que, ¿qué pasa después de que conozca al buey?” ¿Después de que sepa que yo mismo soy el Buda? El maestro dijo: “Entonces sólo montas el buey hasta la casa”

Incluso después de saber que eres Buda, no quiere decir que hayas vuelto al Buda. Aunque sepas que tú eres inherentemente el Buda, todavía eres solo un bebé Buda; aún no te has convertido completamente en Buda.

Luego el monje preguntó nuevamente: “¿Qué debería hacer uno cuando ya haya montado el buey todo el camino hasta la casa?” Y el maestro replicó: “Después, al igual que el pastor, uno cuida del buey de manera que este no pise los prados de otras personas”.

Incluso después de la iluminación uno no se vuelve holgazán en cuanto a la práctica, sino que cultiva continuamente la compasión y sabiduría para no provocar daño a los demás ni a si mismo.

texto lo tomé prestado de este sitio: http://spanish.dharmadrum.org/index.aspx