Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

17 ago. 2015

Ni andar desnudo, ni con el cabello desaliñado,

ni sucio, ni en ayunas, ni acostado en el suelo,

ni cubierto de cenizas y polvo,

ni sentado en cuclillas, hacienda penitencia,

puede purificarse quien no ha superado la duda.

Si uno va bien vestido, pero es moderado,

tranquilo, controlado y asentado en la vida recta,

y abandona la violencia contra todos los seres,

uno es verdaderamente probo, renunciado, monacal.

―Buda Sakyamuni