Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

23 nov. 2015

What If I'm Right? *** ¿Qué pasa si tengo razón?

What If I'm Right?

The most horrifying thought facing anybody prone to negative self thoughts is that they might actually be right. The nature of our thoughts is that they seem right to us. We think things in such an authoritative way that, as we think them, we confirm them. Alan Watts liked to propose the perplexing possibility that, if you can’t trust your thoughts, how can you trust that you can’t trust you thoughts? Such is the nature of thinking. Some thoughts are right, some are wrong, and it is hard to tell which is which. From a Zen perspective, there is a simple answer, don’t think.

It is not so easy not to think. Thoughts think up themselves. We think up ourselves. We think we are this and we think we are that and this and that are good and bad and true and false and right and wrong and black and white and grey. The simple answer of not thinking is not simple at all. It sounds idealistic and impossible, possible, possibly for highly trained monks and sages, but not practical for practical people. Not thinking is not possible for practical thinking people. However, the thought of not thinking is possible. We are constantly exposed to sounds we don’t hear, sights we don’t see, and thoughts we don’t notice. We systematically ignore all these things because we only have so much focus available to us. When a thought occurs to us that we are not good enough, smart enough, this enough, or that enough, that thought comes with an emotional value that demands our attention and takes our attention away from another thought that could be useful. All the useful thinking we do to try to protect ourselves from those kinds of thoughts get swept aside by the lurking possibility of what if that horrible thought is right?

Right or wrong, that horrible thought is a thought. It might be here, it might be there. That horrible thought about you creates you. Here or there, good or bad, it contributes to what you think you are. You are not that. You are that, and something else.

When your mind is a peaceful palace, any thought is an intruder. If your palace is on fire, any thought is a flame. If you ever catch yourself thinking about yourself, good or bad, remember that you are both right and wrong. Beneath all that thinking there is peace and wisdom. Whenever you can stop your thinking and stop thinking yourself, you are alright. Right where you are.

***

¿Qué pasa si tengo razón?

El más terrible pensamiento frente a cualquiera es ser propensos a pensamientos auto negativos y que en realidad podrían estar en lo cierto. La naturaleza de nuestros pensamientos es que parecen ser correctos para nosotros. Creemos que las cosas de una manera tan autoritaria que, tal y como los entendemos, les confirmamos. Alan Watts le gusta proponer la posibilidad desconcertante de que, si no se puede confiar en tus pensamientos, cómo puedes confiar en que no puedes confiar en tus pensamientos? Tal es la naturaleza del pensamiento. Algunos pensamientos son correctos, algunos están mal, y es difícil decir cuál es cuál. Desde una perspectiva Zen, no hay una respuesta simple, no creo.

No es tan fácil no pensar. Los pensamientos se piensan a sí mismos. Nos inventamos a nosotros mismos. Pensamos que somos esto y pensamos que somos eso y que esto y lo otro estan bien y mal y verdadero y falso y correcto e incorrecto y blanco y negro y gris. La respuesta simple de no pensar, no es simple en absoluto. Suena idealista e imposible, posible, posiblemente por monjes y sabios altamente capacitados, pero no es práctico para las personas prácticas. No pensar no es posible para la gente de pensamiento práctico. Sin embargo, la idea de no pensar es posible. Estamos constantemente expuestos a sonidos que no oímos, lugares de interés que no vemos, y pensamientos que no nos damos cuenta. Ignoramos sistemáticamente todas estas cosas porque sólo tenemos atención a nuestra disposición. Cuando un pensamiento llega en el que no somos lo suficientemente buenos, lo suficientemente inteligentes, este suficiente, o aquel suficiente, ese pensamiento viene con un valor emocional que exige nuestra atención y lleva nuestra atención de otro pensamiento que podría ser útil. Todo el pensamiento útil que intentamos para protegernos de este tipo de pensamientos, consigue ser barrido por el acecho de la posibilidad de que ese horrible pensamiento sea correcto?

Bien o mal, ese horrible pensamiento es un pensamiento. Podría estar aquí, podría estar allí. Ese horrible pensamiento acerca de ti te crea. Aquí o allá, bueno o malo, contribuye a lo que crees que eres. Tú no eres eso. Tú eres eso, y algo más.

Cuando tu mente es un palacio pacífico, todo pensamiento es un intruso. Si el palacio está en llamas, todo pensamiento es una llama. Si alguna vez te encuentres pensando en ti mismo, bien o mal, recuerda que tú eres tanto lo correcto y lo incorrecto. Debajo de todo ese pensamiento hay paz y sabiduría. Cada vez que puedas detener tu pensamiento y dejar de pensar en ti mismo, estás bien. Justo donde estás.

via