Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

10 ene. 2016

Los psicoanalistas hemos aprendido a estar seguros que cuando alguien dice “no es así” es porque “es así”. Que cuando una persona dice: “No quiero decirlo”, es porque quiere decirlo. Sabemos también cómo reconocer la hostilidad escondida detrás de las declaraciones más altruistas, la corriente oculta de los sentimientos homosexuales en los celos, la tensión del deseo encubierto en el horror al incesto. Hemos observado también que la indiferencia manifiesta puede enmascarar un intenso interés latente. Aunque en el tratamiento no tenemos que chocar con la furiosa hostilidad que provocan estas interpretaciones, no estamos menos convencidos de que nuestras investigaciones justifican el epigrama del filósofo que dijo que la palabra le fue dada al hombre para que ocultara sus pensamientos.
— Jacques Lacan