Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

23 abr. 2016

Para ser libres, en el sentido mundanal y en el espiritual, es imprescindible aceptar la responsabilidad por nuestros pensamientos, palabras, y actos; reconocer que es imposible evitar las consecuencias de nuestros actos pasados; y establecer las causas necesarias para la felicidad.

La subordinación a otros —por muy buenos y santos que nos parezcan en el momento— es altamente perjudicial, pues nos permite evadir responsabilidades y nos convierte en víctimas voluntarias de fuerzas ajenas.

Nosotros mismos hacemos mal;
nosotros mismos nos corrompemos.
Nosotros mismos evitamos el mal;
nosotros mismos nos purificamos.
La pureza y la impureza
dependen de nosotros mismos;
nadie puede purificar a nadie más.
—Buda Sakyamuni