Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

7 jun. 2016

El sujeto del que se trata, aquél cuya huella seguimos, es el sujeto del deseo, y no el sujeto del amor, por la simple razón de que uno no es sujeto del amor: uno es habitualmente, uno es normalmente su víctima, lo que es completamente diferente. — Jacques Lacan