Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

18 may. 2013



Cuando uno se alegra del éxito de otro ser pensando en su querida compañía, ésto puede ser la causa inmediata para la alegría mutua.
Cuando uno se regocija en el otro por su buena fortuna se llama un "compañero de gran ayuda", porque está constantemente contento: Se ríe primero y habla después!
Así que él debe ser el primero en ser invadido con alegría.

O al ver a una persona querida  alegre y feliz, la alegría mutua puede ser despertada así:
"Mira cómo este ser está realmente contento ¡Qué bueno, dulce y excelente!"

Así como uno se espera ver a una persona querida y amada muy feliz, exactamente lo hace uno para impregnar a todos los seres en todas las direcciones universales con alegría mutua ...

El regocijo o la alegría mutua también se puede despertar al recordar la felicidad de otro en el pasado recordando el aspecto de alegría eufórica de esta manera:
"En el pasado tuvo una gran riqueza, un gran seguimiento, y siempre estaba alegre".

O la alegría mutua se puede despertar por aprehender el futuro de su aspecto alegre de esta manera:
"En el futuro volverá a disfrutar de un éxito similar y andará por este mundo bajo palanquines de oro,
a lomos de elefantes o sobre un caballo blanco '.

Así, habiendo despertado mutua alegría respecto a una persona querida, uno puede redirigir la misma sensación sucesivamente hacia una neutral, y poco a poco hacia una persona hostil.

el Buddha