Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

23 jun. 2013

El maestro de meditación Larry Rosenberg fue a practicar con el maestro zen Seung Sahn, en Corea.
Durante el viaje inició una peregrinación a otros maestros y templos y, mientras viajaba por un camino lejano, se topó con un altar budista, o stupa, especialmente elegante, al pie de una montaña.

Junto a éste había un letrero:
"Camino al Buda Más Hermoso de toda Corea",
y una flecha que señalaba hacia el camino de mil escalones que subía la montaña.

Larry decidió subir, escalón tras escalón, hasta llegar arriba.

La vista era espléndida en todas las direcciones.

La sencilla pagoda zen de piedra hacía juego con la elegancia de la de abajo.

Pero, en lugar de un Buda, sobre el altar no había nada, solo un espacio vacío y la maravillosa vista del fondo.

Cuando se acercó, en el altar vacío había una placa que decía:

"Si no puedes ver al Buda aquí, será mejor que bajes y sigas practicando".