Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

23 jun. 2013



La muerte forma parte de nuestras vidas. Lo aceptemos o no, debe llegar. En lugar de evitar pensar en ella, es preferible intentar comprender su significado.
Todos tenemos el mismo cuerpo, la misma carne humana, y como consecuencia vamos a morir todos. Hay una gran diferencia, desde luego, entre la muerte natural y la muerte accidental, pero fundamentalmente la muerte vendrá más tarde o más temprano.
Si desde el principio nuestra actitud nos lleva a pensar: "Sí, la muerte forma parte de nuestra vida", entonces será mucho más fácil enfrentarse a ella.




La mayor parte de la gente no quiere oir nada acerca de la muerte.
Pero si hemos formado nuestro espíritu, si podemos afrontar la muerte con confianza y de forma totalmente positiva, no hay nada que temer.
Entre tanto, en todo momento de nuestra vida, esas cualidades nos ayudarán a realizar grandes cosas.
Por tanto, mientras todavía seamos capaces de aprovecharnos de esta preciosa vida humana, con la cual podemos conseguir tantas cosas, no debemos dejarnos vencer por la pereza de sentimientos poco inclinados a las acciones positivas.


Dalai Lama