Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

25 jun. 2013



Nuestra mente y nuestro cuerpo son puros por naturaleza; pero nosotros los empañamos con obras y pensamientos errados.
Para restaurar nuestra pureza original, solo necesitamos limpiar la suciedad acumulada.
¿Pero como proceder con el proceso de limpieza?
¿Debemos colocar una barrera entre nosotros y las ocasiones propicias para el desarrollo de nuestros malos hábitos?
No. No podemos cantar victoria simplemente por evitar la batalla.
El enemigo no es nuestros ambientes, está en nosotros mismos.
Tenemos que confrontarnos e intentar entender nuestra debilidad humana.
Darnos una mirada honrada a nuestras relaciones y nuestras posesiones, y preguntar que nos ha traído nuestra propia indulgencia.
¿Nos ha traído (verdadera) felicidad? Ciertamente no.

Si somos despiadadamente honestos tendremos que admitir que fue nuestro propio y tonto egotismo lo que nos enlodó.
Aceptar esto es algo doloroso.
Ahora, si queremos derretir el hielo tenemos que aplicar calor.
Entre más caliente el fuego, más rápido se derrite el hielo.
Lo mismo pasa con la sabiduría. Entre más intenso nuestro escrutinio, más pronto alcanzaremos la sabiduría.
Cuando somos grandes en sabiduría empequeñecemos nuestro viejo y egoísta Yo.
La competencia entonces habrá terminado.

. - Han Shan - . (Montaña Tonta)