Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

8 jun. 2013






Confundo la paciencia con los defectos y la cultivación del Dharma.

Confundo el anhelo por las posesiones y las dos acumulaciones.

Confundo el entusiasmo por las cosas mundanas y el estudio del Dharma.

Confundo la compasión por los seres y las creencias erradas.

Confundo las prioridades de la ventaja y la práctica.

Confundo la dicha de las penas y el beneficio ajenos.

Bendíceme para entenderlas claramente y sin falta.



Bien nutrido y al sol, recuerdo las instrucciones.

Cuando todo va mal, me distraigo,

y el Dharma y mi mente se separan.

Bendíceme con un fervor constante.



Eludo la práctica, deshonrando mi estirpe.

Rehúyo ser responsable de mis actos, siguiendo la corriente.

Sin temor ni reserva, debo manifestar la perfección.

Libre de depresión y desaliento,

bendíceme para purgar la ficción de la impotencia.



Al entrar en contacto con objetos,

examinaré cuidadosamente mis emociones.

Si hay aflicción, aplicaré remedios:

donde hay apego, amor;

donde hay aversión, paz y claridad;

donde hay indiferencia, atención y compasión.

Al surgir el egoísmo, bendíceme para dar y tomar.



Entrenamiento mental 52 - 55: Examinar y analizar

No malinterpretar: paciencia, anhelo,

entusiasmo, compasión, prioridades, y dicha.

No flaquear ni vacilar.

Entrenar con ahínco.

Examinar y analizar.