Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

13 jul. 2013

cuentitos ..

Qué es lo que buscas?
La Paz, dijo el visitante.
A quienes pretenden proteger su ego, la verdadera paz, solo les ocasiona trastornos, le dijo el Maestro.
Y a un grupo religioso que había acudido a verle y pedido su bendición, le dijo sonriendo maliciosamente: “Que la Paz de Dios os inquiete siempre”.
......................................................................................................

La persona que ha alcanzado la Iluminacion, decía el Maestro: es la que ve que todo en el mundo es perfecto tal como es.
Y qué me dices del jardinero? Preguntó alguien.. tambien es perfecto?
El jardinero del Monasterio era un jorobado.
Para lo que se supone que ha de “ser en la vida” , respondio el Maestro, “el jardinero es un jorobado perfecto”.

La idea de que todo en el mundo es perfecto era más de lo que los discípulos podían aceptar. De modo que el Maestro trató de expresarlo en conceptos más fácilmente inteligibles.

“Dios teje tapices perfectos con los hilos de nuestras vidas, incluidos nuestros pecados. Si no somos capaces de verlo, es porque miramos la otra cara del tapiz”.

Y de una manera más sucinta:

“Lo que para unos no es más que una piedra que brilla, para el Joyero es un diamante”
.......................................................................................................


Le dijo un turista al Maestro:
La gente de tu pais es pobre pero nunca parece preocupada.
Y le respondió el Maestro:
Es porque nunca miran el reloj.