Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

4 sept. 2013



La percepción de la interdependencia favorece una gran apertura de espíritu.
En general, en lugar de percibir que lo que nosotros experimentamos resulta de un complicado entrelazamiento de causas, llegamos a atribuir la felicidad o la tristeza, por ejemplo, a causas individuales.
Pero si fuera ése el caso, en cuanto estuviéramos en contacto con aquello que consideramos bueno, seríamos automáticamente felices, e inversamente, en el caso de las cosas malas, estaríamos invariablemente tristes.

Dalai Lama




Se alguien resumiese las enseñanzas del Dharma sagrado dados por nuestro compasivo profesor, el Buddha, todos ellos podrían ser incluidos dentro de dos puntos: la visión de la originaciòn interdependiente y la acción de beneficiar a los demás. El significado de la originaciòn dependiente es el siguiente: todo lo que aparece y existe se origina enteramente debido a sus propias causas y condiciones particulares, y no hay absolutamente nada que surja simplemente por virtud de su propio poder, sin depender de cualquier causa y condiciones. De acuerdo con esto, ya que podemos estar seguros de que la felicidad y el sufrimiento ciertamente surgen como resultados de las acciones buenas y malas que cometemos, si nosotros deseamos resultados positivos, no hay otra opción que no sea hacer el bien y evitar el mal. Si practicamos este abordaje, en el cual la visión y la conducta — medios hábiles y sabiduría — están integrados enteramente y sin ningún conflicto, y si nos tornamos perfecta y completamente acostumbrados a ella, no hay duda de que obtendremos el resultado, el estado en el cual la forma y la sabiduría iluminada están inseparablemente unidas.

Dalai Lama