Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

24 ago. 2013

buen día !


Cuando nuestro espíritu se halla alterado y estamos excitados sobreviene la agitación.
El antídoto para remediarla consiste en encontrar el medio de llevar esa excitación a un nivel mayor de sobriedad.
Debemos tener en mente pensamientos e ideas que habitualmente tienen un efecto apaciguador, como la muerte y la naturaleza transitoria de la vida o bien el aspecto fundamentalmente insatisfactorio de la existencia humana.
"Dalai Lama"