Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

23 ago. 2013




Cuando decidimos encauzar nuestra cólera o nuestro odio, no basta con hacer un voto piadoso. Aunque ésto pueda ayudar, el simple deseo no nos llevará demasiado lejos.
Debemos hacer un esfuerzo para seguir una disciplina asumida con plena conciencia. Debemos aplicarla a todos los momentos de nuestra vida para reducir la fuerza de nuestra cólera y reforzar su contrario, el altruísmo.
Tal es la vía para disciplinar el espíritu.

"Dalai Lama"