Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

12 ago. 2013


“Yo tampoco puedo permanecer aquí para siempre: será necesario que yo también parta.”
A través de esto, tomamos consciencia, observando lo que ocurre con nosotros y aprendiendo con lo que ocurre con los otros.

Examinémonos a nosotros mismos, meditando:

a) sobre nuestra muerte,
b) sobre sus señales precursoras,
c) sobre el tiempo que nos queda para vivir y
d) sobre la separación.

a)Meditar sobre nuestra propia muerte es pensar:
“Yo no puedo permanecer mucho tiempo en este mundo,
será necesario que yo parta para otro mundo.”

b) Meditar sobre las señales de su propia muerte es pensar:
“Mi fuerza vital va a agotarse,
mi respiración va parar,
mi cuerpo será apenas un cadáver
y mi mente se irá a errar en otros lugares.”

c) Meditar sobre el acortamiento de nuestra vida es pensar:
“Desde el año pasado, un año ya pasó;
desde el otro día, un mes;
desde ayer, un día,
y mi vida se reduce, como en un pestañar de ojos.
Un instante acaba de pasar y mi vida perdió un instante más.“
La Marcha en dirección al Despertar insiste:
ʺLa vida no para de decrecer;
Día y noche ella disminuye,
y nada nunca va a aumentarla.
Entonces, como podría no morir?ʺ

d) Meditar sobre la separación es pensar:
“Yo no podré permanecer siempre en compañía
de mis amigos, de mis parientes,
de mis riquezas, de mis bienes,
de mi cuerpo y de todo lo que yo tanto estimo.
Luego precisaré abandonarlos”.
Dice la Marcha en dirección al despertar:
ʺIgnorando que debo partir
Dejando todo atrás (...).ʺ

- Gampopa -