Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

22 oct. 2013


Photo: Hyakujo (Pai-chang Huai-hai, 724-814) salió un día a asistir a su maestro Baso Ma-tsu).
Vieron volar una bandada de gansos salvajes y Baso preguntó:
"¿Qué son?"
"Son gansos salvajes, señor."
"¿De dónde vuelan?"
"Se volaron, señor."
Baso, tomando abruptamente la nariz de Hyakujo, se la retorció. Abrumado por el dolor, Hyakujo se quejó en voz alta: "¡Oh! ¡Oh!"
"Dices que se volaron", comentó Baso, "mas todos ellos estuvieron aquí desde el principio mismo."
Esto hizo que la espalda de Hyakujo se humedeciese con fría transpiración.
Tuvo el satori.


Hyakujo (Pai-chang Huai-hai, 724-814) salió un día a asistir a su maestro Baso Ma-tsu).
Vieron volar una bandada de gansos salvajes y Baso preguntó:
"¿Qué son?"
"Son gansos salvajes, señor."
"¿De dónde vuelan?"
"Se volaron, señor."
Baso, tomando abruptamente la nariz de Hyakujo, se la retorció. Abrumado por el dolor, Hyakujo se quejó en voz alta: "¡Oh! ¡Oh!"
"Dices que se volaron", comentó Baso, "mas todos ellos estuvieron aquí desde el principio mismo."
Esto hizo que la espalda de Hyakujo se humedeciese con fría transpiración.
Tuvo el satori.