Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

7 oct. 2013

La degeneración del zen

Hace noventa años conocí a más de ochenta maestros de la escuela del gran maestro Ma-tsu. Cada uno de ellos era un adepto, no como los maestros de hoy día que producen ramas y zarcillos sobre ramas y zarcillos. La mayoría de ellos están muy lejos de haber alcanzado la sabiduría, y cada generación es peor aún que la anterior.
¿Y qué me dices de lo que Nan-ch'uan solía decir, sobre la postura que debemos adoptar en medio de las diferentes clases de maestros? ¿Cómo lo interpretas?
En la actualidad, charlatanes de boca amarillenta dan complicadas charlas en las encrucijadas a cambio de comida, anhelosos de ser reverenciados reúnen muchedumbres de entre trescientas a quinientas personas diciendo: «Yo soy el maestro, vosotros los estudiantes».

Chao-chou (778-897)