Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

10 oct. 2013

LA DONCELLA (Lieh-Tze)


La bella Ki, de Li, era hija de un vasallo. Cuando el príncipe de Tsin la raptó para hacerla su mujer, ella lloró, y sus lágrimas humedecieron sus vestidos. Mas apenas llegó a la corte del rey y compartió con él las delicias del amor y de la mesa, se arrepintió de su llanto. ¿Cómo podemos saber si los muertos no se arrepienten de haber un día insultado a la vida? Quien sueña con alegrarse, al alba puede llorar y sufrir; quien sueña estar triste y llorar, al alba puede confortarse con la caza. Algunos sueñan, pero no saben soñar; otros, aun prosiguiendo en soñar, pueden razonar sobre su sueño, y una vez despiertos, reconocer que han soñado. Solamente después del gran despertar podremos reconocer si esta vida fue solo un gran sueño. Creemos estar siempre despiertos y saberlo todo. Quién es rey, quién es un pobre hombre ... ¡Somos estultos!"