Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

7 oct. 2013

LOS SERES (de Lieh-Tze)

acuarela de Ye Feng

Un tal Tien de Ts'i, en ocasión de unos festejos en honor de sus abuelos, invitó a un banquete a un centenar de amigos. Uno de los invitados llevó como presentes peces y aves. Tien, cuando lo vió, suspiró y dijo: "Grande, en verdad, es la benevolencia del cielo para con los hombres, puesto que ha creado en su provecho toda suerte de cereales y dado vida a los peces y las aves! Todos los comensales aplaudieron estas palabras, con excepción del hijo de un tal Pao, niño de doce años, el cual, dando un paso hacia adelante, dijo:
"-No soy de tu parecer, oh señor. Todos los seres son iguales. De hecho no existen seres inferiores ni seres superiores. Claro que, según el tamaño, a astucia y la fuerza, los individuos luchan y se devoran recíprocamente, pero esto no quiere decir que hayan sido creados los unos para provecho de los otros. El hombre captura aquellos animales de que puede alimentarse; pero ¿es acaso el cielo quien ha creado los demás seres para su provecho? Los mosquitos viven succionando la sangre humana; los tigres y los lobos se alimentan con nuestra carne; ¿debemos por esto decir que el cielo ha creado al hombre para provecho de esos insectos y de esos animales?"