Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

7 nov. 2013


El señor Lieh-tzu dijo a Kuan Yin; Los hombres cumbres pueden pasar a través de los cuerpos sin hallar resistencia en ellos, caminar sobre el fuego y no quemarse, cernerse en las alturas por encima de todas las cosas y no temblar de miedo. Desearía saber cómo han llegado a eso.

Kuan Yin le contestó: Es porque guardan la pureza de su Neuma (chi). No es por su sabiduría, ni por su habilidad, ni por su tenacidad, ni por su valor o por cosas de este género.

Atiende y yo te lo explicaré: Todo lo que tiene un aspecto visible, sonido y colorido, es cosa.
¿Por qué una cosa va a ser distinta de otra?
¿Qué puede fundar en ellas un título de prioridad?
No hay en ellas otra cosa que el colorido o aspecto. La creación de los seres está en lo no sensible y su reposo es lo inmutable. El que ha logrado comprender y penetrar hasta el fondo esto ¿cómo podrá ser retenido por cosa alguna? Este se mantendrá sin desarreglarse guardado en la madeja sin cabo (de las transformaciones). Se paseará allí donde todos los diez mil seres tienen su término y su comienzo. Unificada su naturaleza, nutrirá su neuma (chi) y se unirá a la Virtud para comunicarse con el Creador de las cosas. Asi guardará entero su Cielo (su ser natural) y su espíritu no tendra rendija o coladero. ¿Cómo podrán penetrar en él las cosas?

Si un ebrio cayera del carro, aunque la caída fuera violenta, no moriría. Las articulaciones de sus huesos son las mismas que las de los demás hombres, pero el daño que recibe no es el mismo. En él, su espíritu está entero. No sabría si sigue sobre el carro o si se ha caído de él. En su pecho no pueden entrar los espantos y los miedos de la muerte y de la vida. Un choque con las cosas no le asusta porque su entereza está conservada en su borrachera, cuanto más quien tiene conservada su entereza en el Cielo. El santo vive escondido en el Cielo; allí nada le puede dañar.
Chuang Tzu .... Conocimiento de la vida ....


Mantener el chi (energía) es no mantener pensamientos ...
Que tengan un excelente día !