Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

17 dic. 2013


Photo: Generalmente pensamos en los comienzos y en los finales como dos realidades opuestas, pero la verdad es que son iguales. Los nuevos comienzos siempre nos desafían con la elección de enfocar nuestra energía en la tristeza de lo que ha comenzado o en el entusiasmo y la admiración por lo que nos espera. 

De la misma forma en la que la medianoche es tanto el final del día y el comienzo de uno nuevo, lo que parece ser un final es, por lo general, sólo el comienzo.

Generalmente pensamos en los comienzos y en los finales como dos realidades opuestas, pero la verdad es que son iguales. Los nuevos comienzos siempre nos desafían con la elección de enfocar nuestra energía en la tristeza de lo que ha comenzado o en el entusiasmo y la admiración por lo que nos espera.

De la misma forma en la que la medianoche es tanto el final del día y el comienzo de uno nuevo, lo que parece ser un final es, por lo general, sólo el comienzo.