Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

16 dic. 2013

Si tomamos la conciencia como objeto de nuestra búsqueda, vemos que se percibe y comprende mejor en términos de creación dependiente, aunque nos veamos empujados a pensar en ella como en una cosa intrínseca e invariable.
Esto se debe al hecho de que fuera de las experiencias perceptivas, cognitivas y emotivas del individuo, es difícil probar la existencia de una entidad independiente llamada espíritu o conciencia.
Desde este punto de vista, la conciencia parece más bien una "construcción" que surge de un espectro de acontecimientos complejos.