Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

26 dic. 2013


Preocuparse por los demás hace caer las barreras que habitualmente son fuentes de inhibición en nuestra relación con ellos.
Cuando nuestras intenciones son buenas, todos nuestros sentimientos de timidez o de inseguridad se ven reducidos en gran manera.
A medida que somos capaces de abrir esa puerta interior, experimentamos igualmente una especie de liberación frente a la preocupación habitual por nuestro "yo".

Just before his great renunciation
justo antes de abandonar el hogar en pos de la salvación de la humanidad.
Esto también lo podemos ver en el Cristo con su entrega amorosa
Resulta sorprendente constatar que la mayor parte de nuestra felicidad proviene de nuestras relaciones con los demás.
Es muy notable que nuestra alegría mayor sobrevenga precisamente en lo referido a ellos.
Pero éso no es todo. Descubriremos también que las acciones altruistas no sólo provocan felicidad, sino que también minimizan nuestra experiencia del sufrimiento.

lotus.gw