Los peces nacen en el agua, el hombre nace en el Tao.Si los peces, nacidos en el agua, buscan la sombra profunda del estanque o la alberca, todas sus necesidades son satisfechas.Si el hombre, nacido en el Tao, se hunde en la profunda sombra de la no-acción, para olvidar la agresión y las preocupaciones, no le falta nada, su vida es segura.
Moraleja: "Todo lo que necesita el pez es perderse en el agua.Todo lo que necesita el hombre es perderse en el Tao".

AVISO

queridos amigos los haikus que humildemente escribo están en este sitio: www.haikusilvestre.wordpress.com
gracias ! Namasté

10 feb. 2014


Fa-yen, un maestro Zen chino, escuchó a cuatro monjes discutir acerca de la subjetividad y la objetividad. Él se unió a ellos y dijo: ". Hay una gran piedra ¿Consideras que está dentro o fuera de tu mente?"
Uno de los monjes respondió: "Desde el punto de vista budista todo es una objetivación de la mente, así que yo diría que la piedra está dentro de mi mente."
"Tu cabeza debe sentirse muy pesada", observó Fa-yen ", si estás llevando una piedra así en tu mente."